SE VIENE UN DOCUMENTAL DE KASE.O

 

Javier Ibarra, más conocido como Kase.O, es uno de los raperos más reconocidos en español. Con la vista preparada en su concierto de fin de gira el 29 en el Palau Sant Jordi de Barcelona, afronta el fin de este viaje de su disco El Círculo que arrancó hace dos años.

 

En entrevista para 20 minutos en España comento lo siguiente:

 

¿Cuál es la esencia de su rap?

La esencia de mi rap sería la sinceridad, la honestidad, el ser uno mismo. Expresarme al máximo grado es la función de mi arte. Ser yo mismo, con mis vicios y mis virtudes.

 

Eso le hace diferente a otros artistas de la nueva generación. ¿Ha perdido el rap conexión con la calle?

No lo sé. El hip hop es muy amplio y tiene muchas tendencias, así que generalizar no sería bueno. Yo pienso que hasta la música comercial conecta con el barrio porque se escucha en el barrio. Antes eramos más radicales y pensabamos que todos eran unos vendidos, ahora los chavales no tienen esos prejuicios. ¿Se han mezclado los estilos musicales? Sí, se ha mezclado en las mentes de la gente, ya no juzgan tanto como hacíamos en los 90. Ahora convive la música comercial con la underground.

 

La otra conexión sería la de su música con el público. ¿Qué se lleva el público diferente de un concierto como el suyo a otro?

Se lleva un concierto bien hecho, profesional, se pueden ver unas luces increíbles… Luego yo intento dar un mensaje positivo, feminista incluso. Este mensaje lo llega a crear el público con el buen ambiente en los conciertos, yo pongo de mi parte, pero es que el público viene muy predispuesto. Han escuchado mucho El Círculo y ya con solo verme les alegra, ya soy un gancho que tira, soy el Kase.O… [risas].

 

Las cifras de la gira de este disco son significativas: 2 años de gira, 10 países, más de 90 conciertos… ¿Qué siente cuando escucha esos números?

Siento orgullo por mí y por mi equipo, ya que desde una plataforma independiente hemos conseguido esas cifras. Siento felicidad de estar llegando lejos en mi carrera cuando he empezado muy abajo, vendiendo mis cintas en tiendas de segunda mano. Ver que estoy casi en primera división es como si la vida me hubiera guiñado un ojo. Nadie esperaba que el rap fuera a llegar tan alto.

 

Decía que en este disco había hablado más como Javier Ibarra que como Kase.O. ¿El público ha respondido?

Digamos que el público lo ha entendido y lo ha agradecido. Además, he ganado gracias a este cambio nuevos seguidores que no me conocían. Yo también estoy satisfecho, igualar la persona al personaje era mi gran reto en este disco. Creo que las canciones humanas, donde reconoces tus fallos, se agradecen. Estoy feliz porque he sido yo mismo y a la gente le ha gustado. Creo que ahora tengo la licencia para seguir siéndolo en el futuro y confiar en ello.

 

¿Qué diferencia a Javier Ibarra de Kase.O?

Es que Kase.O nunca se mojaba, era un amante de la rima que, excepto en contadas ocasiones, no decía nada. Cuando entra Javier Ibarra pasa más de la estética y pasa más al mensaje. Ahora lo he igualado, mis rimas tienen mensaje. No es que fuera infeliz con lo que hacía antes, pero ahora no es mi objetivo.

 

Entiendo entonces que el cambio de estilo va a ser duradero.

Yo soy muy versátil, pero ahora soy libre y eso es una pasada. De cara al futuro.

 

¿Cuáles son sus próximos pasos?

Termino la gira el 29 en Barcelona. Luego tengo en la recámara un documental todo guapo para mis fans, creando el disco, en la gira, todos los entresijos… Muchos no me conocen y ahí me podrán ver en el camerino, bailando… Además tengo cuatro canciones, no tan profundas como El Círculo, pero con un estilo más Kase.O que algunos de mis fans ya echarían de menos. Quiero descansar también para, a partir de 2020, empezar a crear algo nuevo.

 

¿Sigue abierta la puerta a un regreso de Violadores del Verso?

Sería increíble, sería lo natural que después de las individualidades nos juntáramos. Tiene que haber nueva energía, ganas, empezar a vernos más… No es hacer el disco por forzar, porque los fans quieren. Tiene que tener sentimiento y eso no es fácil. Cerrar la puerta no se cierra, que no nos hemos sentado a hablar, también es verdad.

 

Dentro de esta temática marcadamente musical, me gustaría pedirle que me dijera cual es su etapa de rap preferida en España y por qué.

En España tengo varias épocas, a la etapa de las maquetas le tengo mucho cariño. Ahí había mucha ilusión, mucha inocencia… Estaba todo por hacer, era todo muy underground y muy bonito. Me podría quedar con esa época o con la actual, que también se están haciendo buenos discos y buenas producciones.

 

¿Y del rap hecho en Estados Unidos?

De EE UU me quedaría con la parte más clásica, la del 88 al 98, con un rap más básico , con más raíces, con más esencia.

 

¿Por qué no ha vuelto esa esencia del rap a la actualidad?

Todo tiene que evolucionar, ya están esos discos, si quieres los escuchas. Los aparatos cambian, ahora el rap es electrónico porque hay nuevos aparatos. Estamos en el siglo XXI, no puedes seguir sampleando a James Brown porque ya lo han hecho. ¿Qué han hecho los chavales? Rapear a 60 bpm (pulsaciones por minuto), en vez de a los clásicos 90. El doble tempo es una solución a la saturación.

 

Con información de 20minutos.es