ENRIQUE BUNBURY LE CANTÓ AL OÍDO A SUS FANS EN EL AUDITORIO NACIONAL

Por Tania Avilés
Fotografía: Luis Garduño

Alrededor de las 20:30 horas de anoche se apagaron las luces en el Auditorio Nacional,  “Hazme un hijo Enrique”, se escuchó entre la multitud,  sobre el escenario apareció un hombre con lentes oscuros,   perfectamente bien vestido,  ni una arruga o mancha empañaban su elegante traje blanco que contrastaba con las luces azules que le llenaban de brillo. “Woow México, muy buenas noches, muchas gracias a todos por acompañarnos, es un inmenso placer estar aquí en el Auditorio Nacional, venimos presentando nuestro nuevos disco, se llama expectativas”, dijo el vocalista, antes de comenzar con el repertorio que tenía preparado para esa noche.

 

 

Fotografía: Luis Garduño

 

Mientras sonaba “Supongo” En las primeras filas del recinto todos permanecieron de pie registrando cada instante con su celular. El set list incluyó temas de su nuevo material discográfico, y canciones del pasado que llenaron de nostalgia el lugar. “La Actitud correcta”, “En Bandeja de Plata”, “Cuna de Caín”, “El Mar No Cesa”, “El Anzuelo” y “El Rescate”, fueron las  primeras interpretaciones,  que  además estuvieron acompañados por bailes histriónicos y una iluminación excepcional.  La elegancia fue quedando atrás,  el músico se despojó de los lentes,  el saco y con el rostro lleno de sudor, dio un trago a una botella de agua que después lanzó al público, antes de cantar  “Hombre Delgado”.

 

Fotografía: Luis Garduño

 

Fotografía: Luis Garduño

 

Ustedes saben que a lo largo de los últimos años pocas veces hemos mirado hacia atrás, siempre queríamos  mirar hacia adelante,  siempre nos gustaba pensar que lo mejor estaba esperándonos inmediatamente en el futuro, pero con el último álbum, con el disco de las mutaciones abrimos la caja de pandora y volvimos a tocar algunas de las canciones del pasado más lejano y la verdad es que los disfrutamos mucho, vamos a tocar para ustedes una de las canciones de los tiempos prehistóricos”,  dijo Bunbury previo a cantar Héroe de Leyenda.

 

Fotografía: Luis Garduño

 

Los ánimos estaban a tope cuando el cantante expresó que no le gustaba la forma en la que se habían acomodado las butacas, porque sentía muy lejano al público, “Una cosa rara que hace que estemos todos muy lejos, que conste en acta para el señor dueño del Auditorio Nacional, a mi no me gusta esta configuración, a mi me gusta tenerles a todos más cerca aquí”, dijo, incitando a la gente a bajar, ¡No nos dejan!  Gritaban  algunos fans desesperados, al tiempo que el artista dio la orden para que les dejaran llegar hasta adelante. La estampida humana no se hizo esperar, gente corriendo y saltándose las butacas para estar en primera fila, mientras  los nerviosos elementos de seguridad permanecían atentos,  generando un breve momento de tensión, que terminó cuando la parte frontal se llenó y nadie más pudo bajar y el artista pidió a todos tener cuidado para que nadie se hiciera daño.

 

 

Fotografía: Luis Garduño

Fotografía: Luis Garduño

 

Los afortunados fans que lograron llegar al frente tuvieron la suerte de que el artista literalmente se arrodillara para cantarles al oído, les saludara  de mano y les permitiera tocarles  en un par de ocasiones. Así transcurrió la mayor parte del show para ellos, sin embargo también caminaba hacia los extremos del escenario para cantar a todo el público. La recta final se acercaba y la gente todavía pudo disfrutar de “Mar Adentro”, “De Todo El Mundo”, y uno de sus grandes éxitos con Héroes del Silencio, “Maldito Duende”, canción que fue coreada fuertemente y con gran sentimiento, donde incluso el Frontman se subió a una bocina para dirigirse a la gente que estaba en uno de los Palcos.

 

Fotografía: Luis Garduño

 

Fotografía: Luis Garduño

 

La despedida llegó, la banda se despidió y abandonó el entarimado, pero era evidente que la gente pediría más del músico, quien regresó con un sombrero, pidiendo a la gente permaneciera “No se vayan todavía que hay más, muchas gracias de verdad, vamos a abrir de par en par el cabaret”, dijo para interpretar un par de temas más:  “De Mayor”, “Extranjero”, “Infinito”, “Si” y el escenario se pinto de azul para dar paso a “Lady Blue”, finalmente  “La constante” selló una gran noche llena de emociones y de “Expectativas” superadas.

 

Fotografía: Luis Garduño

Fotografía: Luis Garduño

Fotografía: Luis Garduño

Fotografía: Luis Garduño