INFLUENCIA2

Por Pool GM.

 

…”Buena música es aquella que penetra tu oído fácilmente y deja tu memoria difícilmente”… – Thomas Beecham.

 

“LA EXTINCIÓN DE LAS BANDAS AUSTRALIANAS”

 

Muchas bandas pasan a la historia por contar con una carrera y material discográfico de alta calidad, pero más que eso, también por permanecer vigentes durante décadas, ejemplos tenemos muchos, Deep Purple, Kiss, Metallica, Pearl Jam, etc. Pero también, muchas bandas pasan a la historia por ser de un solo álbum o de una sola canción. Los dioses del rock no le sonríen a cualquiera y aunque ha habido bandas que muestran gran calidad simplemente no acaban de cuajar y terminan por quedarse en el olvido. Esta semana Influencia2 trae un gran ejemplo de los últimos años, Jet.

 

Australia es el país de origen de Jet, formado en un inicio por los hermanos Nic Cester (voz y guitarra) y Chris Cester (batería) sumándose después Cameron Muncey (guitarra) y Mark Wilson (bajo) Jet arrancó oficialmente en el año 2001, su nombre está relacionado con el nombre de la canción de Sir Paul McCartney incluida en el álbum Band on the Run.

 

Apenas un año después de su inicio y luego de ir adquiriendo experiencia tocando en lugares locales publicarían su EP Dirty Sweet. El disco, cargado de fuertes influencias de AC/DC, Queen, The Beatles, Oasis, The Rolling Stones, The Who, Sex Pistols, The Kinks, entre otros, había sido grabado de manera independiente en casa de uno de los integrantes pero, para su buena fortuna, funcionó bastante bien a tal grado que Elektra Records los firmaría para comenzar a grabar de inmediato.

 

Get Born del 2003 marcaría el debut de Jet con álbumes de estudio, este disco mostraría un sonido muy clásico, rock and roll como seguramente lo habían escuchado en su infancia y adolescencia pero en pleno arranque de mileno. El disco fue producido por Dave Sardy en Los Angeles California y contó con la participación del legendario tecladista Billy Preston quien había colaborado con The Beatles, Eric Clapton y The Rolling Stones.

 

Este disco, conformado por 13 tracks y apenas 49 minutos de duración, nos traería temas como Rollover DJ, Cold Hard Bitch, la balada Look What You’ve Done y lo que terminaría por ser su más grande éxito, Are You Gonna Be My Girl.

 

Tres años después y luego de una locura por este primer trabajo, presentarían su segunda placa, Shine On del 2006. Este disco fue dedicado a la memoria del padre de los hermanos Cester que había fallecido poco antes de haberse terminado de grabar. El disco ya de por sí tenía una tarea difícil, superar lo hecho con el Get Born que no era poca cosa. El resultado no fue el esperado, las expectativas luego de Are You Gonna Be My Girl eran muy altas y canciones como Bring I ton Back, Shine On y Shiny Magazine hicieron su mejor intento.

 

El punto crítico llegó con su tercer álbum. Shaka Rock del 2009 salía ya con una banda no tan fresca y contundente como con su disco inicial y el camino se oscurecía bastante. 12 canciones que no acaban de convencer y ninguna como su One Hit Wonder. She’s a Genius, K.I.A. y Goodbye Hollywood hacían su parte pero terminó por ser su despedida.

 

Hace un año se reeditaron sus dos primeros discos y con ello se reactivó la actividad de la banda que en 2012 había decidido separarse. Han realizado varias presentaciones y solo resta esperar a que presenten nuevo material y con ello valorar si puede haber un futuro o definitivamente solo quedarán como un buen recuerdo de la década de los 2000.

 

Facebook: /Poolgm Endorfina
Twitter: @Pool_GM