ANDANZAS CULTURALES: ADICTOS A REMEDIOS VARO

POR JUAN AMAEL VIZZUETT OLVERA

 

Los mundos de Remedios Varo pertenecen también a la juventud de hoy; la sola mención de la nueva muestra en el Museo de Arte Moderno puso en vilo a los alumnos que apenas se acercan a los veinte años; deseaban saber la fecha de apertura y el tiempo de permanencia. El título de la nueva exposición,Adictos a Remedios Varo es por ello un acierto. Permanecerá abierta hasta febrero de 2019.

 

Cada nueva generación descubre a Remedios Varo, se adentra en su universo y se plantea las mismas inquietudes de quienes la conocieron hace décadas: reinterpreta los simbolismos, las parábolas visuales, los universos paralelos, los alquimistas, los viajeros, los encantamientos, los espectros, los espíritus, los seres mitológicos, las arquitecturas extraordinarias, los recintos místicos.

 

“La producción de estos artistas no ha envejecido; en Europa había declinado el surrealismo, pero en México lograron revitalizarlo con otros influjos”, comentó la directora del museo, doctora Sylvia Navarrete; la especialista agregó: “Se trata de una exposición nostálgica. Ha reunido a todos los personajes de la época”

 

Los primeros cosmonautas se asomaban apenas al espacio cuando Remedios Varo abandonó la Tierra, en 1963. Con sus naves tecnológicas, los viajeros emulaban sin saberlo a los personajes de la pintora.

 

Nuevo legado 2018 es el apellido de la muestra, y define a las piezas recién integradas a las colecciones del Museo de Arte Moderno, merced a la voluntad de Anna Alexandra Varsoviano, quien junto a su esposo Walter Gruen se abocó a preservar y difundir la obra de la pintora surrealista.

 

El matrimonio dispuso que este acervo se quedara en manos del Instituto Nacional de Bellas Artes y del MAM. La exposición es una forma de agradecerles su inapreciable herencia.

 

Marisol Argüelles, comisaria de la exposición, establece un hecho clave: los surrealistas se habían vuelto a encontrar en México y eso les acrecentó la nostalgia por sus mocedades en París.

 

La exposición es además una mirada a los cuidadosos procesos creativos de Remedios Varo: el nuevo legado incluye cientos de dibujos preparatorios y bocetos, muchos de ellos corresponden a las pinturas al óleo, patrimonio del MAM. Marisol Argüelles, comisaria de la muestra, comenta que Remedios Varo no consideraba a los bocetos como obras independientes, sino como instrumentos creativos para un objetivo verdadero: el óleo.

 

Incluso así es evidente el valor artístico de los dibujos. No debe olvidarse la formación académica de Remedios Varo en la Academia de San Fernando.

 

Amén de los dibujos, se reúnen en el Museo de Arte Moderno varias pinturas que se estrenan como parte de nuestro patrimonio: As del volante(1962), Ascensión al Monte Análogo (1960) y Ramo floral (1960).

 

La exposición incluye cartas, libros, fotografías, libros y amuletos; es como un gran rompecabezas que permite reconstruir las vivencias, motivaciones, ideas y vínculos de Remedios Varo; un vestido perteneciente a Leonora Carrington da cuenta de la amistad entre las dos artistas.

 

El Museo de Arte Moderno está en Paseo de la Reforma y Gandhi, Bosque de Chapultepec. Martes a domingos, 10:00 a 17:30 horas.